miércoles, 25 de julio de 2007

Antonio Machado: Leonor y la muerte

Leonor y Machado

Cinco años duró el matrimonio de Antonio Machado y Leonor. Ella tenía apenas 20 años al morir, y quince recién cumplidos cuando se casó con Machado que ya contaba con 34. El dolor del poeta ante la pérdida de su amada se refleja en sus poemas.
Machado es un poeta indiscutible en la poesía española. Mañana 26 de julio se cumplen 132 años de su nacimiento en Sevilla.

Dice su biografía (tomada de Wikipedia)

Antonio Machado nació el 26 de julio de 1875 en Sevilla. Fue el segundo de cinco hermanos de una familia liberal. Su padre, Antonio Machado Álvarez "Demófilo", amigo de Joaquín Costa y de Francisco Giner de los Ríos, publicó numerosos estudios sobre el folclore andaluz y gallego. Su madre, Ana Ruiz. Su abuelo, Antonio Machado Núñez, era médico y profesor de Ciencias Naturales.

En 1883, su abuelo es nombrado profesor de la Universidad Central de Madrid y toda la familia se traslada con él a dicha ciudad. Antonio Machado completará entonces su formación en la célebre Institución Libre de Enseñanza, fundada por Francisco Giner de los Ríos.

Machado interrumpe varias veces sus estudios, afectado por los problemas económicos de su familia tras la muerte de su padre por tuberculosis en 1893. El influjo familiar y su centro de estudios marcarán su camino intelectual.

En 1899, Antonio Machado viaja a París, donde vive su hermano Manuel, y trabaja de traductor en la editorial Garnier. Allí entrará en contacto con, por ejemplo, Oscar Wilde y Pío Baroja. Vuelve a España y trabaja de actor mientras alcanza el título de bachiller.

En 1902 vuelve a París y conoce a Rubén Darío. De vuelta a Madrid entabla amistad con Juan Ramón Jiménez y publica Soledades (1903).

En 1907 publica Soledades, galerías. Otros poemas y gana las oposiciones al puesto de catedrático de francés, eligiendo la vacante del instituto de Soria, donde conoce a Leonor Izquierdo, con la que se casará dos años después teniendo ella 15 años y él, 34.

En 1911 viajará a París al conseguir una beca para ampliar sus estudios.

Leonor cae enferma de tuberculosis y muere en 1912, lo que sume a Machado en una gran depresión y éste solicita su traslado a Baeza (Jaén), donde vivirá con su madre dedicado a la enseñanza y al estudio.

En 1912 publica Campos de Castilla, obra en la que el autor se separa de los rasgos modernistas que presentaba su obra Soledades y del intimismo hacia el que había evolucionado en Soledades, galerías. Otros poemas, acercándose a los autores de la Generación del 98.

En 1917 conoce a Federico García Lorca y en 1919 se traslada a Segovia. En 1932 se le concede un puesto de profesor en el Instituto Calderón de la Barca, de Madrid.

Escribe textos en prosa que luego serán recogidos en los dos apócrifos Juan de Mairena y Abel Martín.

Con el estallido de la Guerra Civil marcha a Valencia. En 1937 publica su última obra, La guerra. En 1939 con la derrota del ejercito republicano huye de España y se exilia en Collioure (Francia),donde poco después se produce la muerte de la madre del poeta y la de él mismo con sólo tres días de intervalo. En su bolsillo se encuentra un último verso: "Estos días azules y este sol de la infancia".

...........


La muerte de la amada, la soledad, la ausencia están presentes en su poesía tal como decía al principio.

Como muchos de los poetas de los que he hablado en este blog es fácil encontrar información en internet. Google es una herramienta imprescindible. Por eso no quiero hacer referencia a su biografía o a su obra, a su copmpromiso social y político, a la guerra civil española, a su exilio o a su muerte en Colliure (Francia) donde descansa ya para siempre junto a su madre.

Me interesa hoy hablar del problema existencial en Machado y dejar aquí algunos poemas que hablan de ese paso de la pasión amorosa y del enamoramiento, de la pérdida y la muerte, de la ausencia de Leonor.

Machado da para mucho, para seguir leyéndolo siempre.

Disfrutad de estos poemas y animaos a leerlo si prisa, intensamente.

.

A UN OLMO SECO

Al olmo viejo, hendido por el rayo

y en su mitad podrido,

con las lluvias de abril y el sol de mayo

algunas hojas verdes le han salido.

¡El olmo centenario en la colina

que lame el Duero! Un musgo amarillento

le mancha la corteza blanquecina

al tronco carcomido y polvoriento.

No será, cual los álamos cantores

que guardan el camino y la ribera,

habitado de pardos ruiseñores.

Ejército de hormigas en hilera

va trepando por él, y en sus entrañas

urden sus telas grises las arañas.

Antes que te derribe, olmo del Duero,

con su hacha el leñador, y el carpintero

te convierta en melena de campana,

lanza de carro o yugo de carreta;

antes que rojo en el hogar, mañana,

ardas en alguna mísera caseta,

al borde de un camino;

antes que te descuaje un torbellino

y tronche el soplo de las sierras blancas;

antes que el río hasta la mar te empuje

por valles y barrancas,

olmo, quiero anotar en mi cartera

la gracia de tu rama verdecida.

Mi corazón espera

también, hacia la luz y hacia la vida,

otro milagro de la primavera.

UNA NOCHE…

Una noche de verano

—estaba abierto el balcón

y la puerta de mi casa—

la muerte en mi casa entró.

Se fue acercando a su lecho

—ni siquiera me miró—,

con unos dedos muy finos,

algo muy tenue rompió.

Silenciosa y sin mirarme,

la muerte otra vez pasó

delante de mí. ¿Qué has hecho?

La muerte no respondió.

Mi niña quedó tranquila,

dolido mi corazón,

¡Ay, lo que la muerte ha roto

era un hilo entre los dos!.


SOÑÉ

Soñé que tú me llevabas

por una blanca vereda,

en medio del campo verde,

hacia el azul de las sierras,

hacia los montes azules,

una mañana serena.

Sentí tu mano en la mía,

tu mano de compañera,

tu voz de niña en mi oído

como una campana nueva,

como una campana virgen

de un alba de primavera.

¡Eran tu voz y tu mano,

en sueños, tan verdaderas! ...

Vive, esperanza, ¡quién sabe

lo que se traga la tierra!.

ALLÁ, EN LAS TIERRAS ALTAS…

Allá, en las tierras altas,

por donde traza el Duero

su curva de ballesta

en torno a Soria, entre plomizos cerros

y manchas de raídos encinares,

mi corazón está vagando, en sueños...

¿No ves, Leonor, los álamos del río

con sus ramajes yertos?

Mira el Moncayo azul y blanco; dame

tu mano y paseemos.

Por estos campos de la tierra mía,

bordados de olivares polvorientos,

voy caminando solo,

triste, cansado, pensativo y viejo.

A José Mª Palacio

Palacio, buen amigo,

¿está la primavera

vistiendo ya las ramas de los chopos

del río y los caminos? En la estepa

del alto Duero, Primavera tarda,

¡pero es tan bella y dulce cuando

llega!...

¿Tienen los viejos olmos

algunas hojas nuevas?

Aún las acacias estarán desnudas

y nevados los montes de las sierras.

¡Oh mole del Moncayo blanca y rosa,

allá, en el cielo de Aragón, tan bella!

¿Hay zarzas florecidas

entré las grises peñas,

y blancas margaritas

entre la fina hierba?

Por esos campanarios

ya habrán ido llegando las cigüeñas.

Habrá trigales verdes,

y mulas pardas en las sementeras,

y labriegos que siembran los tardíos

con las lluvias de abril. Ya las abejas

libarán del tomillo y el romero.

¿Hay ciruelos en flor? ¿Quedan

violetas?

Furtivos cazadores, los reclamos

de la perdiz bajo las capas luengas,

no faltarán. Palacio, buen amigo,

¿tienen ya ruiseñores las riberas?

Con los primeros lirios

y las primeras rosas de las huertas,

en una tarde azul, sube al Espino,

al alto Espino donde está su tierra...



4 comentarios:

Hilvanes Y Retales dijo...

Hola Javier! He encontrado tu blog alojado en este espacio virtual de internet. Estoy haciendo una lectura compartida de Campos de Castilla con un amigo. Me haría ilusión que un experto en poesía se una a nosotros.

Saludos.

Álvaro Rojas dijo...

Mi estimado Javi, espero me perdones pero he tomado un trocito de tu texto para adjuntarlo a un libro que estoy escribiendo como testimonio personal, hallé hoy tu página buscando justamente algo de Antonio y cae como "anillo al dedo" todo esto. POR SUPUESTO QUE INDICO LA PROCEDENCIA Y EL AUTOR. A la distancia y desde Quito, Ecuador, Sudamérica un abrazo muy grande y muy fuerte; linda tu página, la añadiré como enlace de mi propio blog y te felicito por ello.
!Qe Dios te cuide y te bendiga siempre!

-Alvaro

maricarmen rodriguez dijo...

Hola javier:
CAMPOS DE CASTILLA era el libro de cabecera de mi compañero que murió
en el 2010 de un cáncer fulminante.
Estoy pensando en hacer un bloc a su memoria...
¿Puedo escribir partes de sus poemas favoritos o tengo que pedir algún permiso?.
Tengo la quinta edición:
JOSÉ LUIS CANO.
Gracias de antemano.
Atentamente.
Mªcarmen Rodriguez. 9591mrm@gmail.com

Javier Díaz Gil dijo...

Hola Mª Carmen, te agradezco mucho tu visita a mi blog.
Y alabo tu idea de crear ese blog dedicado a Machado en recuerdo de tu pareja. Los derechos de autor caducan a los 70 años de la muerte del autor. En este caso, puedes reproducir sus poemas sin problemas.
Un be so y suerte con tu proyecto.


Un abrazo
Javier Díaz Gil