jueves, 31 de diciembre de 2015

Un poema de Javier Díaz Gil para acabar 2015




LOS JUSTOS


        "Esas personas, que se ignoran, están salvando el mundo."
         ("Los justos". Jorge Luis Borges) 


Asoma enero en el calendario
con la esperanza puesta en la lluvia.

El frío ha dejado en suspenso la belleza:
diciembre es un mes en harapos.

Mirar atrás es sólo un hombre
llevando en brazos
                      a un niño muerto.

Es la huida
el camino y el barro
                                  y el mar y su naufragio
y miles de hombres y mujeres conjurando
-ay, los niños-

         las ventanas cerradas y la muerte.


Me mira enero con su camisa recién planchada
y sus ojos
            tristes.

Me mira y me susurra palabras al oído
que no me creo.
"Primavera", me dice, "y deseo", repite.

Palabras gastadas que volverán a verter
su sangre en las aceras.

Me tiende su mano enero
y sabe que no hay retorno posible.

No todo está perdido mientras queden los justos.
(sus ojos
           tristes)

No todo está perdido.


Javier Díaz Gil
30 de diciembre de 2015

martes, 1 de diciembre de 2015

Un poema de Javier Díaz Gil para empezar diciembre 2015


BOTE, BOLERO

Agosto es el sol más terrible 
pero aún somos niños corriendo incansables
su noche acogedora.
Son la felicidad las calles y el verano.

Es mi memoria una casa de pueblo
y nuestros pantalones cortos y los primos
sin prisa preparando el juego.

Una lata vacía es suficiente.

Horas jugando al bote bolero,
“Bote bolero, por Carlos”
“Bote bolero, por ti”.

Ligarla es descubrir al escondido,
Ser más audaz y más listo.

“Bote, bolero, por Olga”
“Bote, bolero por ti”.

Esconderse y no ser visto
Y acercarse sigiloso antes de que te encuentren.

“Bote, bolero por Jose”
“Bote bolero, por ti”.

Si fuera sencillo volver y acabar este juego.
“Bote, bolero…”

Regresar a la infancia,
alcanzar el círculo,
arrojar bien lejos aquel bote de una patada
“Bote bolero, por mi”,

para salvarnos todos.


© Javier Díaz Gil
10 de febrero de 2015.

 Poema incluido en la antología "Antón Pirulero", (Antología de juegos de la infancia) coordinada por Pilar Geraldo Denia. Asociación Cultural Museo del Niño. Albacete 2015.
(Ver imágenes de la presentación del libro y de la exposición en este enlace)

domingo, 1 de noviembre de 2015

Un poema de Javier Díaz Gil para empezar noviembre 2015



TEORÍA DEL CAOS

El caos es la lluvia cayendo inclemente
sobre el aura gris de los rostros.

Pasan las motos
y las bicicletas y la gente sonríe a pesar de la lluvia.
A pesar de las aceras tomadas por los comercios,
a pesar de mi mirada occidental que nada entiende.

Es el cuerpo cansado el que no entiende que la vida es lluvia 
y sombras 
      y miradas ocultas
              bajo los impermeables.

Que la vida necesita del caos para protegerse y prolongarse,
y que tan solo soy un intruso en este mundo de agua

que necesita reconocerse una vez más

lejos
y
solo.

Javier Díaz Gil
19/09/2015

jueves, 1 de octubre de 2015

Un poema de Javier Díaz Gil para empezar octubre 2015




UN AUSTIN COLOR AZUL

En 1963 recorrió algo más de mil kilómetros
en un Austin color azul,
la distancia que separaba su monasterio en Hue
de la ciudad de Saigón.

Thich Quang Duc roció su cuerpo con un líquido inflamable
la mañana del 11 de junio.

Mientras ardía su carne no emitió señal alguna de dolor.
Inmóvil, el fuego era luz de rebeldía frente al poder.

La comunidad incineró sus restos tras su muerte.
su corazón quedó intacto.

Miro ahora, medio siglo después, -el dictador caído-, 
el Austin azul en Hue,

sus faros interrogándome, 
recordándome el futuro.


(Pagoda de Thien Mu, Hue)

Javier Díaz Gil
27/09/2015

martes, 1 de septiembre de 2015

Un poema de Javier Díaz Gil para empezar septiembre 2015



EL HOMBRE INVISIBLE

Terminarás aprendiendo
¬-yo te enseñaré-:

Lo más difícil
de todo

es desaparecer.

(De “El ángel prometido”. JDG)

Saben de su existencia
por el perfil de su sombra en las ventanas.
Durante la noche deambula por la casa
o permanece sentado largas horas solo junto a un libro:
conversar con uno mismo hace huir al silencio.

Hay quien afirma haberle visto caminar por la calle
en los días soleados del invierno:
su piel translúcida, las manos dibujadas en los bolsillos,
su paso lento ocultando
su boca.

Son sus dos ojos abiertos
la oscuridad de un faro.

Dicen que se alimenta de tinta y de tristeza,
pero en su casa el viento -las ventanas abiertas-,
recorre los pasillos empujando
los recuerdos terribles
al fondo de los cajones.

“Es extraño”, rumorean los que no se atreven
a nombrar la soledad.
“Es un hombre libre”, dicen otros, bajando la voz.


© Javier Díaz Gil
25 de agosto de 2015

domingo, 9 de agosto de 2015

La poesía está en todas partes: "Uma porta abre-se" (Castillo de Marvao - Portugal)


La poesía está en todas partes: Castillo de Marvao (Portugal) 


[Uma porta abre-se...] 

Uma porta abre-se lentamente 
depois das tempestades 
depois do medo depois do sono 

Uma porta abre-se apenas 
aos irmãos aos mortos 
aos viajantes sem nome 

Uma porta abre-se com uma chave 
com um ombro 
com uma palavra desconhecida 

Uma porta abre-se no último ano 
no último dia 
no último quarto de hora de vida 

Uma porta abre-se para o homem 
que fechou todas 
as portas atrás de si 

Uma porta abre-se para sempre 

(Carlos M. Baptista)


Me encontré recientemente en un visita a Marvao (Portugal) con una instalación de la escultora portuguesa María Leal da Costa en el castillo de esa localidad fronteriza con España. Ocho puertas que contemplé y atravesé para formar parte de la escultura.

Me gustó que un poema sirviera de inspiración para crear esta obra. El poema transcrito al principio de esta entrada en portugués de Carlos M. Baptista, en castellano se traduciría:

[ Una puerta se abre ... ] 

Una puerta se abre lentamente 
después de las tormentas 
después del miedo después del sueño 

Una puerta se abre sólo 
a los hermanos a los muertos 
a los viajeros sin nombre 

Una puerta se abre con una llave 
con un hombro 
con una palabra desconocida 

Se abre una puerta en el último año 
en el último día 
en el último cuarto de hora de la vida 

Una puerta se abre para el hombre 
que cerró todas 
las puertas detrás de él 

Se abre una puerta para siempre 

(Carlos M. Baptista )



Esta  exposición de la escultora María Leal da Costa, se ha inaugurado durante el 2º Festival de Música de Marvão en este año 2015. La instalación titulada "Passagens (Vuelos) -Esculturas habitables", está constituido por un conjunto de ocho puertas. La autora explica las puertas como la confluencia de "momentos que terminan, que se cierran" con otros "que dan comienzo y que se abren, como todo en la vida." Cada puerta (2m x 1m) describe uno de esos momentos, a lo largo de un camino de 23 metros el cual está asociado con el poema de Carlos M. Baptista. Los materiales utilizados son acero oxidado y mármol.

Cada puerta tiene un motivo, una historia, despierta emociones e interrogaciones. Un árbol, una raíz, la vida, la paz, la conquista, el cuerpo, el ritmo, el huevo, las manos, la luz, la música...

La instalación escultórica se mantendrá expuesta entre el 25 de julio y el 30 de septiembre de 2015 en el patio de armas del castillo de Marvao.

Lamentablemente, no he podido encontrar información del autor del poema pero sobre la escultora localicé la siguiente reseña que aquí os dejo:


MARIA LEAL DA COSTA Natural de Évora (región del Alentejo portugués) donde nació en 1964, la artista plástica Maria Leal da Costa es hoy una artista del mundo. Licenciada en Escultura por la ESBAL, expone colectiva o individualmente desde hace más de dos décadas, nacional e internacionalmente, con amplio reconocimiento y numerosas distinciones. Habla de su trabajo como “una herida que me empuja a buscar lo infinito y lo eterno que está dentro de mí”, que me hace recorrer “un camino de felicidad”. Tiene su taller en la Quinta do Barrieiro, cerca de Marvão, donde se estableció en 1999.






Os dejo una imagen más de la instalación tomada desde la torre del castillo de Marvao. Merece la pena.





lunes, 3 de agosto de 2015

La Victoria de Samotracia, un alcornoque y la mirada del poeta


La Victoria de Samotracia y un alcornoque en Valencia de Alcántara (Cáceres, España)

Sucede que el poeta camina con ojos bien abiertos y de pronto su mirada curiosa cree ver la figura de una escultura del periodo helenístico del 190 a.C., en la silueta orgullosa de un alcornoque que, como la escultura, mantiene, perdidas su copa y sus ramas, su tronco erguido y sus alas abiertas. Es la Victoria de Samotracia, es la Poesía también, que puede estar en todas partes.

La mirada del poeta imagina el viejo alcornoque como un mascarón de proa, como se mantiene erguida la Victoria de Samotracia sobra la proa de un navío de mármol.

Hay poesía en lo incompleto, en lo que la mirada imagina, en lo que fuimos.

El poeta imagina en este alcornoque, -mediterráneo como la Victoria de Samotracia- la escultura incompleta del Louvre.

Dejo aquí las dos imágenes: quizá sean imaginaciones del poeta... pero debéis saber que hay un viejo alcornoque altivo en Valencia de Alcántara, en la sierra de San Pedro, que acompaña desde hace tiempo a un dolmen, el Zafra III. Dolmen que forma parte de una de las rutas de dólmenes de la localidad (la ruta de las Zafras).

(Pinchad aquí para descargar información de la ruta de los dólmenes de Valencia de Alcántara)




Y si hablé de los dólmenes no me olvido de nuestra Victoria de Samotracia.

Os dejo un curioso artículo que publicó en 2014 la revista XLSemanal sobre la crónica de su descubrimiento y su restauración reciente en el Louvre.

Recordad que debéis caminar con ojos bien abiertos, a veces un árbol no es tan sólo un árbol.



La "Victoria de Samotracia": El enigma de la dama alada


 Anne-Cécile Beaudoin - XL Semanal
Es, junto con la 'Gioconda' y la 'Venus de Milo', la gran estrella del Museo del Louvre de París. Llegó aquí hace 150 años, sin cabeza y con cientos de fragmentos sueltos. Los restauradores han encajado, por fin, muchos de esos pedazos. La gran dama alada griega se muestra más completa -y espléndida- que nunca.



No es una piedra lo que aflora en la falda de la colina, sino un hombro. El cuerpo está medio enterrado. «¡Señor, hemos encontrado a una mujer!», gritan los operarios. El joven vicecónsul francés Charles Champoiseau sonríe. Los campesinos le habían informado bien: la diminuta isla griega de Samotracia está llena de tesoros. Unos pasos más allá, el propio Champoiseau descubre un fragmento de dos metros: el tronco de la mujer, cubierto por un manto. La bella debía de tener alas, como parecen atestiguar la multitud de fragmentos de plumas que recoge aquí y allá. Busca la cabeza, los brazos. En vano. De esta dama solo queda un cadáver desmembrado cubierto de polvo. La fecha: 15 de abril de 1863. A sus 32 años, Champoiseau acaba de exhumar una de las criaturas más extraordinarias de la Antigüedad. Esculpida en mármol blanco, data de unos 190 años antes de Cristo.
Antaño, al pie de esa misma montaña había un santuario consagrado a los grandes dioses. Se trataba de una religión al margen del culto oficial a las divinidades del Olimpo. Participar en los ritos de Samotracia otorgaba la protección de la Gran Madre, reina de las montañas. Aunque al final de la Antigüedad el lugar quedó abandonado, la leyenda de que la isla escondía maravillosos tesoros sobrevivió. Y su eco, siglos después, llegó a oídos de Charles Champoiseau, que se decidió a investigar por su cuenta.
El primer viaje a la isla no le defrauda. El 15 de septiembre de 1862, Champoiseau solicita un préstamo de dos mil francos para hacer prospecciones. En su carta dice: «Por todas partes hay centenares de columnas quebradas, fustes y capiteles de mármol que indican que los templos cubrían aquel lugar. Los campesinos han desenterrado sepulturas, sarcófagos de piedra y cerámicas. No hay duda de que unas excavaciones serias llevarían al descubrimiento de objetos raros y de gran valor». El emperador Napoleón III le concede el dinero.
Champoiseau regresa en marzoa Samotracia. Y su recompensa llega con la primavera. El 15 de abril de 1863, en una carta dirigida al embajador de Francia en Constantinopla le anuncia: «He encontrado una estatua de la Victoria alada esculpida en mármol y de proporciones colosales.Desgraciadamente, no he encontrado ni la cabeza ni los brazos [...]. Pero el resto está casi intacto y ha sido labrado con un arte que ninguna de las obras griegas que conozco iguala».
Champoiseau decide enviar su hallazgo al Louvre. Llega en 1864. Allí, con una barra metálica, los técnicos aseguran el aplomo de la figura. Varios fragmentos rotos son encajados de nuevo, pero el busto -demasiado inestable- no se puede unir y se archiva con el ala izquierda.Años después, en 1875, arqueólogos austriacos realizan nuevas excavaciones en Samotracia. Allí descubren grandes bloques grises que, correctamente ensamblados, representan la proa de un barco de guerra. Se trata de una pista capital: rápidamente asocian ese descubrimiento con las monedas helenísticas en las que aparece grabada una Victoria de pie sobre la proa de un barco. No hay duda. Estos bloques son la base de la estatua. El conjunto de la obra debía de medir unos cinco metros de alto. Cuando Champoiseau recibe la noticia, despliega todos sus esfuerzos para que los 23 bloques descubiertos sean llevados a París.
Muchos fragmentos de la escultura, demasiado estropeados, nunca han podido ser encajados en la estatua. Como la enorme mano, descubierta en Samotracia en 1950. Otros fragmentos han encontrado, sin embargo, este año su lugar gracias a la restauración. Por ejemplo, una pluma.¿Qué artista pudo desplegar tanto ingenio para inmortalizar esa belleza? El misterio continúa. «No se trataba de un escultor ordinario, sino de un maestro al que le gustaba desafiar las leyes de la gravedad -explica Marianne Hasmiaux, una de las comisarias de la restauración-. Poseía unos conocimientos excepcionales en física de materiales para captar en piedra el breve momento en que la vestimenta movida por el viento se mantiene todavía pegada al cuerpo».Una vez recompuesta, la Victoria de Samotracia ha reencontrado su sitio en lo alto de la escalera Daru con toda su majestad. Qué importa si su cara no aparece nunca. Como dijo Cézanne: «Se trata de una idea, de todo un pueblo, de un momento heroico en la vida de un pueblo, el tejido se pega, las alas baten, los senos se inflaman. No necesito ver la cabeza para imaginar su mirada».
-Camino del taller
El 10 de septiembre de 2013, los operarios elevaron la Victoria para llevarla al taller bajo la mirada de los comisarios de la restauración (abajo a la izquierda): Jean-Luc Martinez, presidente del Louvre, y Ludovic Laugire, investigador del Departamento de Antigüedades Griegas, Etruscas y Romanas.
-Delicadeza
Una de las restauradoras limpia la superficie con papel japonés empapado en una ligera solución de carbonato de sodio.
-Todo, a mano
Los especialistas han recolocado en su lugar 13 fragmentos de los 30 conservados en el museo.
-El ángel azul
Los análisis han sacado a la luz trazas de azul egipcio. La parte baja del manto debía de tener un reborde de ese color.
-Mármol gris
La estatua alada se asienta sobre 23 bloques de mármol que representan un barco de guerra. El conjunto debía medir unos cinco metros de alto.
-La ligereza del viento
Tras la restauración, el mármol ha vuelto a reflejar la palidez y la sutileza de los drapeados del manto. Un cordoncillo sujeta la túnica bajo el pecho.
-Puzle heleno
Uno de los expertos en el momento de recolocar una pluma que le faltaba a su ala izquierda.
Él lo hizo
El arqueólogo francés Charles Champoiseau, fue el descubridor de la obra, en 1863, en la isla de Samotracia.

sábado, 1 de agosto de 2015

Un poema de Javier Díaz Gil para empezar agosto 2015


VENTANAS EN MARVAO
              (Para Sandra y Esther San Miguel que me dieron los tres primeros versos)



Fotos de ventanas y puertas
rotas

Casa en ruinas

El reflejo del
contrabajo

Polvo y derrota

La memoria de las manos

Lo que el sol
olvida

Ausencia de lluvia verde
en los
geranios

(Limones vibrando amarillos
en las cuerdas
del violonchelo)

El calor de julio
enmudecido

y
cien ojos

en el
tiempo


La sal
     crujiendo
en
las
rodillas



V     e     n     t     a     n     a     s

              Ventanas


Puer      tas

Ro          tas.



© Javier Díaz Gil
30 de julio de 2015


miércoles, 1 de julio de 2015

Un poema de Javier Díaz Gil para empezar julio 2015



POÉTICA

Escribe solo
si el poema insiste.
La Poesía es caprichosa:
ella te poseerá.

Y devuelve luego,
-no lo dudes,  poeta,-
su lugar al silencio.


© Javier Díaz Gil
22 de junio de 2015

lunes, 1 de junio de 2015

Un poema de Javier Díaz Gil para empezar junio 2015

Gustave Klimt.
(Baumgarten, 14 de julio de 1862 – Alsergrund, 6 de febrero de 1918)


GUSTAVE KLIMT

Klimt abraza a su gato.
Sonríe como un niño cazado en travesura.
Detiene el salto milagroso
del felino:
blanco y negro sobre el fondo gris de su túnica.

Lleva en sus ojos la luz de Florencia,
el aire de Venecia, el sol de Rávena,
guarda como un tesoro
los mosaicos bizantinos
de San Vital.
Pan de oro en sus cuadros
y el beso que pintará
diez años antes de su muerte.

No es preciso llevar un diario, ni escribir,
tan siquiera,
sobre la idea del Arte.
Basta con evitar
los cenáculos de intelectuales.
Basta pintar
la carne desnuda y el deseo.

Y vendrá Florencia y Roma y Bruselas
y al fin, Madrid.
“Sólo hay dos pintores en la Historia”, afirmaba,
“Velázquez y yo mismo”.

Los nazis confiscaron los cuadros que arderían
en el castillo de Immendorf.
Arden lo que mis ojos no vieron.

El gris de una túnica,
un gato confundido,
el abrazo amante.

El oro del fuego arde en sus pupilas.

El sexo y la pintura
Son las únicas certezas.


Javier Díaz Gil
20-21 de mayo de 2015

jueves, 28 de mayo de 2015

Del 1 al 30/06/2015 "POESARIO: Huesos y Literatura", exposición poesía visual en Librería-bar de tapas "Vergüenza ajena", c/ Galileo, 56 (Madrid)


Exposición poesía visual: "Poesario, Huesos y Literatura" 
en la Librería-Bar de tapas "Vergüenza ajena" (Madrid)


La Tertulia Literaria "Rascamán" que coordino, ha preparado una nueva muestra de poesía visual tomando como referencia una imagen, en esta ocasión, una radiografía. A partir de ella se han escrito poemas y microrrelatos.

Hemos ampliado esta muestra que expusimos por última vez, hace un año, en mayo de 2014 en la Casa de la Juventud de Colmenar Viejo (Madrid).

Diecisiete autores, esta vez, han preparado una pieza, -radiografía más el texto manuscrito-, para esta exposición que podéis disfrutar entre el 1 y el 30 de junio de 2015 en la Librería-bar de tapas "Vergüenza ajena" de Madrid, c/ Galileo, 56.  (España). 

Los autores, componentes de la Tertulia Literaria "Rascamán", que han participado son:

Juan Antonio Arroyo,
Aureliano Cañadas,
Celia Cañadas,
Javier Díaz Gil,
Rocío Díaz Gómez,
Omega Escribano,
Carmen Frontera,
Ana González,
José Mª Herranz,
Paloma Hidalgo,
Cinta Rosa Guil Redondo,
David Lerma,
Feli Martínez,
Teresa Muñoz, 
Sagrario del Peral,
Alicia Sánchez,
Fernando Soriano. 


Y muy importante, el viernes 12 de junio de 2015, a las 19:30 horas haremos una lectura de los textos como acto de inauguración de la exposición en el propio local de "Vergüenza ajena".

Proyectaremos todas las obras y los autores leerán los textos incluidos ne las piezas.

Os esperamos.

viernes, 22 de mayo de 2015

26/02/2015: Sala Úbeda, Ateneo de Madrid, presentación del poemario "Cuerpo inerte" de Mª Antonia Copado


El 19 de febrero pasado presentamos este libro en la sede de la ONCE de Madrid. Comentaba el evento y el libro y anunciaba el acto en otra entrada del blog. Puedes verla aquí.

Ahora tenéis una nueva oportunidad de escuchar a la autora, sus poemas y las palabras previas del poeta y editor José María Herranz y de mí mismo, que preparé la edición del libro.

Esta vez será en el Ateneo de Madrid.

Así que, el próximo martes día 26 de mayo de 2015 a las 19:30 hr. se presentará el Libreto nº 13 de Poeta de Cabra, "Cuerpo inerte", de María Antonia Copado, en el salón Ciudad de Úbeda, del Ateneo de Madrid. Presentan el acto José María Herranz y Javier Díaz Gil (poetas).

En palabras del editor, el discurso profundamente vital y desgarrado de Javier Distinto (álter ego usado por la autora en la dictadura franquista) nos mostrará que vida y muerte están entrelazadas de forma agónica. Amor, sexo, sangre, pasión y muerte son los paisajes que el asombrado lector transitará por los versos del nuevo libro de esta valiente y arriesgada autora.

 Os esperamos.

PRESENTACIÓN DE "CUERPO INERTE", DE MARÍA ANTONIA COPADO.
MARTES 26 DE MAYO DE 2015, 19:30 HR.
ATENEO DE MADRID, SALÓN CIUDAD DE ÚBEDA, 4ª PLANTA.
C/ PRADO 21, MADRID
METRO SEVILLA, SOL O ANTÓN MARTÍN


viernes, 1 de mayo de 2015

Un poema de Javier Díaz Gil para empezar mayo 2015



LEVADA DO ALECRIM

1.

Reconocer el camino del agua.
Saber de su sonido,
del aire que acoge la sombra.

Caminar en dirección al valle
al descenso,
al encuentro de las últimas olas.

2.

Sólo la fuerza del magma,
la roca fundida, 
la Naturaleza brotando del cráter.

Y este agua cayendo entre las rocas.

3.

La luz es el reflejo del agua atravesándome.
Cruzando mi rostro y mi mirada.

4.

Seguir caminando
sabiendo que el agua
fluye aún en nosotros.


Javier Díaz Gil
Madeira, (Levada do Alecrim), 2 de marzo de 2015

jueves, 9 de abril de 2015

17/04/2015: Próxima lectura compartida de Rocío Díaz Gómez (relatos) y Javier Díaz Gil (poemas): "Cuéntame un poema y te rimo un cuento: Compañeros de viaje"




Amigos,

El viernes 17 de abril de 2015 contraatacamos mi amiga, la escritora Rocío Díaz Gómez, ella con sus relatos, y yo con mis poemas, en una nueva edición (ya la tercera) de nuestras lecturas compartidas que hemos denominado “Cuéntame un poema y te rimo un cuento”. Esta vez el tema de la lectura es “Compañeros de viaje”. 
En las dos ediciones de años anteriores fueron "Las edades del hombre" y "El amor" los temas de nuestra lectura.

¿Dónde y a qué hora tenéis que ir?

Será, repito, el viernes 17 de abril de 2015 a las 19 horas en la librería y bar de tapas “Vergüenza ajena”, c/Galileo, 56. Madrid

Tenéis una nueva oportunidad para escuchar poemas y relatos en torno al viaje, los veranos, la mirada y el paisaje… mientras os tomáis una cervecita y una tapa.

Animaos.

¡Os esperamos!

miércoles, 1 de abril de 2015

Un poema de Javier Díaz Gil para empezar abril 2015



EL POETA TECNOLÓGICO

Defendía la tecnología
frente al papel y el lápiz.

Iba a todos lados con su Ipad
con el oído atento.

El día que le visitó la musa
había olvidado
cargar
la batería.


Javier Díaz Gil
3 de marzo de 2015

domingo, 1 de marzo de 2015

Un poema de Javier Díaz Gil para empezar marzo 2015




EL POETA ESPIRITUAL

El poeta probó a escribir poemas
más espirituales.

Harto de carnalidad
adelgazó sus palabras,
las sometió a contemplación:
conquistó el paraíso
del alma.

Todo tiene un límite.

Abandonó la escritura
y el camino de las privaciones
el día que no detectaron su cuerpo 
las células fotoeléctricas
de los centros comerciales.

Javier Díaz Gil
24 de febrero de 2015

jueves, 19 de febrero de 2015

Texto de mi presentación "Cuerpo inerte" de Mª Antonia Copado. Sala 426 de la ONCE (Madrid) 19/02/2015


Tras la presentación del acto, la autora rodeada de amigos poetas.
Arriba: Jose María Herranz, Juan Antonio Arroyo y Jorge Díaz Leza.
Abajo: María Antonia Copado y Javier Díaz Gil


Esta tarde del 19 de febrero de 2015, tal como anunciaba en una entrada anterior, hemos presentado en la sala 426 de la ONCE (Organización de Ciegos de España) el nuevo poemario de María Antonia Copado, "Cuerpo inerte", publicado por la editorial Poeta de Cabra.

Hemos presentado el libro el poeta y editor José María Herranz y yo.

Tras las palabras previas de los dos presentadores y las de la propia autora hemos realizado alternativamente José María y yo, por los problemas de visión de la autora, una lectura de una muestra de los textos del libro.

Después hubo animada conversación con el público y María Antonia Copado firmo un buen número de ejemplares.

Regreso satisfecho del acto y quiero dejar aquí como en ocasiones anteriores, el texto que he utilizado para mi presentación, que es además el prólogo que escribí para la autora para introducir su libro.

Espero que os guste y que os despierte ganas de leer el libro, merece mucho la pena, de verdad.



CRÓNICA DE UN CUERPO INMÓVIL

María Antonia Copado publica otro nuevo libro valiente después de la aparición en 2012 de La mujer de la lluvia. Aquél, crónica de un amor que rebasa límites: dos mujeres, el amor, la pasión, el dolor y la memoria. Libro imprescindible y, como digo, valiente. Si entonces era Eros el protagonista de su Poesía, en este nuevo libro es Thanatos quien lo habita. 
Eros y Thanatos no son sino las dos caras de una misma moneda. Freud decía que ambos eran los dos instintos sobre los que el Hombre construye su vida. El equilibrio que es necesario alcanzar. Así, La mujer de la lluvia y Cuerpo inerte hay que contemplarlos y leerlos como visiones complementarias, la búsqueda del equilibrio en la mirada del poeta. 
En el primer poema de Cuerpo inerte, Mª Antonia Copado nos descubre el hilo con el que teje su escritura: 
Un cuerpo inmóvil cubierto 
por un lienzo blanco. 
Este libro, nos desvela su autora, es la crónica de un cuerpo inmóvil.  
La muerte, el instante previo, es el lugar desde el que Mª Antonia Copado observa la vida. Regresan a sus poemas la pasión a veces y la lujuria, la memoria y la infancia, personificada en esa niña de los tirabuzones que puebla alguno de sus poemas. Imágenes fijas que explican el presente, con las que explicar el futuro. 
Si en el libro anterior era la prosa poética, es en este el verso el modo de expresión de la autora. La búsqueda del equilibrio en las formas de expresión que se complementan: Eros y Thánatos. La palabra fluida de la prosa, la palabra retenida en el verso. Poemas breves que se trenzan con poemas más largos: Mª Antonia Copado quiere manejarnos, llevarnos como lectores desde lo lírico a lo narrativo, sin desatender en ningún momento la intensidad de la emoción, nuestra emoción. 
Hay en estos poemas un canto elegíaco con el que teje también su escritura. Se canta lo que se pierde, dice Machado, pero no es menos cierto que como dice Ibsen, Sólo lo que se pierde es adquirido para siempre. Nuestro equipaje en la vida se va completando con lo que poseemos pero también con lo que nunca pudimos poseer. 
María Antonia Copado lo sabe y lo demuestra en cada uno de estos poemas.  
El tiempo todo lo matiza: el dolor es menos cruel, la pasión se desvanece. Desde el último escalón desde el que escribe (magnífica imagen que encontramos en varios de estos poemas) aún hay vida y deseo. 
Quiere este nuevo libro ser un canto también de amor. 
Amor más allá de la muerte, polvo enamorado. No es difícil que recordemos los versos de Quevedo al terminar de leer este libro. O recordar también a Ángel González y su poema Inmortalidad de la nada: Abandona cuidados: / lo que ha ardido / ya nada tiene que temer del tiempo. 
Es ese deseo de trascender, de vencer a la muerte desde el amor, por lo que la poeta nos dice, y no es casual, en el poema que cierra el libro: 
Te amo más que nunca. 
Desde este rincón 
enmohecido y oscuro... 

Quiero añadir, para cerrar estas palabras previas, que de nuevo he tenido la fortuna de participar en la edición, como en el poemario anterior, de este nuevo libro de María Antonia Copado. Libro valiente, reitero, tal como decía al comienzo, de una poeta valiente que no hay que perderse. Leed este libro de principio a fin: hay una historia que se cuenta, una mirada desde la que Mª Antonia Copado escribe el mundo y luego, regresad a cada uno de sus poemas y dejad de nuevo que os conmuevan.


Javier Díaz Gil

Madrid, agosto de 2014

martes, 17 de febrero de 2015

19/02/2015: Sala 426 de la ONCE, Madrid, presentación del poemario "Cuerpo inerte" de Mª Antonia Copado


Presentación de "Cuerpo inerte", de María Antonia Copado


CRÓNICA DE UN CUERPO INMÓVIL

María Antonia Copado publica otro nuevo libro valiente después de la aparición en 2012 de La mujer de la lluvia. Aquél, crónica de un amor que rebasa límites: dos mujeres, el amor, la pasión, el dolor y la memoria. Libro imprescindible y valiente. Si entonces era Eros el protagonista de su Poesía, en este nuevo libro es Thanatos quien lo habita.


Así comienza el prólogo que escribí para Mª Antonia Copado para este, su nuevo poemario, "Cuerpo inerte". Prólogo que leeré completo el próximo jueves 19 de febrero de 2015 en la presentación del libro, en la que acompañaremos a la autora su editor y poeta, José María Herranz y yo mismo. 


Tres años después de su anterior libro, este jueves día 19 de febrero de 2015 a las 18 hr. se presenta el Libreto nº 13 de Poeta de Cabra, "Cuerpo inerte", de María Antonia Copado, en la sala 426 de la O.N.C.E., en la C/ Prim 3, de Madrid. 

En palabras de José María Herranz: "El discurso profundamente vital y desgarrado de Javier Distinto (álter ego usado por la autora en la dictadura franquista) muestra que vida y muerte están entrelazadas de forma agónica. Amor, sexo, sangre, pasión y muerte son los paisajes que el asombrado lector transitará por los versos del nuevo libro de esta valiente y arriesgada autora."



Os recuerdo los datos de la presentación:
PRESENTACIÓN DE "CUERPO INERTE", DE MARÍA ANTONIA COPADO. 
Fecha: JUEVES 19 DE FEBRERO DE 2015,  18 HR. 
Lugar: O.N.C.E., SALA 426 - CUARTA PLANTA 
C/ PRIM 3, MADRID  
METRO CHUECA O BANCO DE ESPAÑA


María Antonia Copado es una poeta con una obra construida de forma autodidacta desde su más temprana edad. Heredó su vocación de su padre y su abuelo, también escritores y dedicados a la docencia. Su creación poética continuó durante toda su juventud, de forma discontinua, por su trabajo en diversas instituciones y ministerios en la época franquista y su labor como madre. En aquella época firmó como Javier Distinto -su álter ego artístico- un libro de poemas que dio a conocer en círculos restringidos, sin llegar a publicarlo. Es ya en plena madurez, a partir del año 1983, cuando participa activamente en algunas tertulias y foros literarios madrileños. Ha publicado tres poemarios: Mi tercer hijo, La mujer de la lluvia y Cuerpo inerte.

José María Herranz, Javier Díaz Gil y Mª Antonia Copado en 2012 en el Ateneo
durante la presentación de "La mujer de la lluvia"



Os dejo con alguno de los poemas del libro para que empecéis a conocerlo. Confío en que os van a gustar:


BÚSQUEDA

Busco…. y encuentro la nada:
no la rechazo.
Es una opción sin dolor,
una zozobra sin huella.

Este bosque frondoso 
y húmedo sepulta la memoria
de lo que fui.
Desgajadas las manos de recuerdos vivos,
me aferro a la roca que no siente más
que el roce de mi cuerpo 
que no es nada,
que apenas está.

Alma, alma mía,
búscame un hueco
para el ocaso pendiente.
Mientras pueda, sofocaré el llanto
de los que me amaron.

Después por los siglos de los siglos.

....

VOLVER

Ayer estuve con ella
en aquel lugar distinto.
Satisfizo mis jugos gástricos,
no mi deseo.
Yo tenía prisa,
huir…

Ese estúpido afán
de contemporizar,
siempre fingiendo
para nada…

La idea fluye,
el poema acaba.

...

LA PENA

Uno,
dos,
tres y cuatro.
Al final, una sima oscura,
la pena:
no se puede hacer nada con ella.
Te traga en su abismo.

Uno,
dos,
tres y cuatro,
hasta cinco escalones.
Después, la nada.
El silencio que me cierra los ojos,
me cierra la vida.

Me aferro a la fantasía,
al amor pequeño que cabe en la palma de la mano,
está temblando…

¿Quién me enjuga la lágrima
que se escapa de mi párpado?

Voy por el octavo escalón.
Y no quiero.