domingo, 13 de abril de 2008

Etimología: Pasión

Pasión


Pienso en la palabra pasión.
Pasión a primera vista tiene un componente positivo pues indica un sentimiento entregado haciar una actividad o hacia una persona. Pero caigo en la cuenta que quizá pasión deriva del verbo padecer y en ese sentido, la pasión conlleva siempre sufrimiento. La pasión que comparte origen etimológico con la palabra paciencia, entonces es algo que no ha concluido, es camino. Es un deseo no cumplido. Los deseos no cumplidos llevan siempre al sufrimiento.

Consulto el diccionario de la Real Academia, me da muchas pistas:

pasión.

(Del lat. passĭo, -ōnis, y este calco del gr. πáάθος).

1. f. Acción de padecer.

2. f. por antonom. pasión de Jesucristo.

ORTOGR. Escr. con may. inicial.

3. f. Lo contrario a la acción.

4. f. Estado pasivo en el sujeto.

5. f. Perturbación o afecto desordenado del ánimo.

6. f. Inclinación o preferencia muy vivas de alguien a otra persona.

7. f. Apetito o afición vehemente a algo.

8. f. Sermón sobre los tormentos y muerte de Jesucristo, que se predica el Jueves y Viernes Santo.

9. f. Parte de cada uno de los cuatro Evangelios, que describe la Pasión de Cristo.

~ de ánimo.

1. f. Tristeza, depresión, abatimiento, desconsuelo.



Me crea cierto desasosiego pensar que la primera acepción en el diccionario de la palabra pasión sea acción de padecer y que ese padecimiento es al fin y al cabo un estado pasivo del sujeto. Mientras sentimos pasión, entonces, no somos capaces de dominar el sentimiento.
La pasión es lo contrario a la acción.
La "pasión de ánimo", sinónimo de tristeza, depresión, abatimiento, desconsuelo.

Ahondando en la idea, encuentro en un blog colombiano xul sin solar, una entrada que me ha interesado muchísimo en relación con la pasión y la filosofía. Recojo algunos pasajes:
(http://xulsinsolar.blogspot.com/2006/05/una-breve-meditacion-sobre-las.html)

"Origen de las pasiones.
La palabra pasión proviene del griego pathein y del latín passio, que significa sufrir. El latín passio está emparentado con otras palabras que tienen sentidos paralelos como el verbo Padecer o Vivir en la miseria."

"Además de las definiciones típicamente cristianas ligadas al sufrimiento, Passio se define como accidente o perturbación en la naturaleza. Sin embargo, preferimos apoyarnos en la raíz de la palabra, path, que, ligado al sánscrito nos habla principalmente del caminar."

Hay muchas cosas interesantes en ese blog, aquí me quedo con la idea de pasión de Santo Tomás para terminar y que aquí recojo. La pasión es sinónimo de apetito sensible frente al apetito racional. El primero, según el filósofo, conduce al mal, el segundo al bien.

"Santo Tomas, a la manera de Aristóteles, al distinguir cinco facultades principales del alma (vegetativa; sensibilidad; apetito; motricidad y entendimiento), no concibe una diferencia de naturaleza entre la pasión y la voluntad, al ubicar a las dos dentro de la facultad del apetito. Para Santo Tomás, así como en el hombre hay dos órdenes del conocimiento, también hay dos suertes de apetitos, uno sensible y el otro racional. El apetito sensible (el de las pasiones) es el movimiento del alma que acompaña la percepción de los sentidos. En el apetito sensible es donde encontramos las once pasiones que nos expone Santo Tomás: amor, odio, deseo, aversión, alegría, tristeza, esperanza, desesperación, miedo, audacia y cólera. El apetito racional es iluminado por la inteligencia. El método moral de Santo Tomás lo lleva a establecer una división de las pasiones en tres categorías: pasiones concupiscibles, irascibles y mixtas. Las dos primeras se refieren al apetito sensible.

Así, por ejemplo, en Santo Tomás, se plantea como una ley natural indemostrable que las criaturas razonables tienen una tendencia natural a hacer el bien y no el mal. Lo razonable será entonces lo que nos acerque al bien, y lo sensible lo que nos acerque al mal."

Y no hemos hablado de pasión como sinónimo de sufrimiento puro, así es como la Iglesia católica denomina la Pasión de Cristo.

¿Encierra entonces la pasión sufrimiento?
Ya no me cabe duda.

Interesante, ¿verdad?

4 comentarios:

carlota dijo...

Interesante reflexión y muy documentada. Siempre he sido consciente de la relación entre pasión y sufrimiento, pero la frase que me ha llamado la atención es eso de que la pasión no va ligada a la acción, sino a la pasividad. Y quizá eso nos lleva a la manida frase de "dejarse arrastrar por las pasiones". En ese sentido, es verdad, no hay voluntad sino un mero dejarse ir.
Saludos

carlota dijo...

Te recomiendo que visites la página de crítica de cine 39 escalones (está en mi lista de links), porque hoy hace referencia a la película "el imperio de los sentidos", en que la palabra pasión es la clave. A mí me ha gustado mucho su crónica.
Un abrazo

Tere dijo...

Estoy de acuerdo. A menudo la pasión que siento por Silvio me hace sufrir y... de lo lindo. Sobre todo cuando ronda por aquí, porque si sé que está lejos, mira, lo llevo mejor! Je, je.

Oye, en tu foto, el fondo es de Granada? También siento pasión por ella. Claro, tengo sangre granadina.

Un saludo:

www.lacoctelera.com/silviorodriguezpuntog

cazagemas dijo...

saludos desde bogotá...hola javier,
soy una de las sombras detrás de xulsinsolar...mi blog ahora es:
www.letrasemiautomaticas.blogspot.coom...