domingo, 25 de febrero de 2007

Mitología: Sísifo. La condena infinita para quien desafió a los dioses.


«Los Dioses condenaron a Sísifo a empujar eternamente una roca hasta lo alto de una montaña, desde donde la piedra volvía a caer por su propio peso. Pensaron, con cierta razón, que no hay castigo más terrible que el trabajo inútil y sin esperanza.»
(Albert Camus)


El mito de Sísifo no puede ser más actual, es la representación de todos los trabajos repetitivos, del dolor al que le condenaron los dioses a esperar, a volver a iniciar cada día el mismo trabajo del día anterior, a contemplar (sabiendo que no conseguiría jamás llegar a la cima) el horizonte y no poder alcanzarlo.

Esta condena al trabajo inútil y sin esperanza, como dice Albert Camus, es el producto de desafiar a los dioses.


Sobre Sísifo y su destino nos cuenta la Mitología griega lo siguiente:

"Hijo de Eolo, fundó la ciudad de Corinto de la que fue rey. Destacó por su astucia e ingenio. Rodeó toda su ciudad con grandes murallas para que los viajeros tuvieran que pagar por pasar por allí.
Tenía muchos rebaños y su vecino Autólico le robaba las vacas. Como el dios Hermes le había concedido a Autólico el don de convertir los toros en vacas y de cambiar el color de blanco a rojo, Autólico le robaba a Sísifo los toros blancos y los convertía en vacas rojas.
Sísifo veía como su rebaño era cada día más pequeño y el de Autólico cada vez más numeroso por lo que empezó a sospechar y se le ocurrió la idea de grabar en las pezuñas de sus vacas la frase "me ha robado Autólico",
de esta manera pudo demostrar que le estaban robando. Admirado Autólico de la inteligencia de Sísifo le entregó a su hija Anticlea para que tuviera hijos tan astutos como Sísifo.

El ingenio de Sísifo también pudo con los mismísimos dioses del Olimpo, aunque al final le costó la vida. Un día que Sísifo estaba en su palacio vio pasar un enorme águila que llevaba entre sus garras una hermosa mujer. El águila era el dios Zeus que había raptado a la bella Egina hija de Asopo, dios de los ríos. Al rato llegó Asopo y le pidió a Sísifo que le ayudara a encontrar a su hija. Entonces Sísifo le dijo a Asopo que le diría el nombre de la persona que había raptado a su hija si a cambio creaba un río en la colina donde estaba construyendo la ciudad de Corinto. Asopo así lo hizo y Sísifo le contó hacia donde se había dirigido Zeus. Cuando Asopo los encontró, Zeus salió corriendo y se transformó en roca para poder escapar de Asopo.
El castigo de Zeus a Sísifo por su traición fue terrible, lo condenó a muerte y envió a su hermano Hades a buscarlo para llevárselo al país de los muertos. Pero Sísifo engañó también a Hades y cuando éste intentó ponerle unas esposas le preguntó:
- ¿Qué son esos brazaletes metálicos?
Y Hades le contestó:
- Son unas esposas y sirven para encadenar a los presos.
Sísifo le dijo:
- Por favor, enséñame cómo funcionan.
Hades se puso las esposas a sí mismo y Sísifo aprovechó para escapar.
Zeus liberó a Hades y mandó otra vez a Sísifo al reino de los muertos.
Pero Sísifo le dijo a su mujer que cuando muriese no le hiciese ningún funeral y cuando llegó al país de los muertos se quejó a la diosa Perséfone
que su familia ni siquiera había tenido tiempo para enterrarle y le pidió que le dejara volver a la tierra para poder preparar su entierro. Perséfone le dejó marchar diciéndole:
- Muy bien puedes irte a arreglar tus cosas, pero vuelve mañana sin falta.
Pero Sísifo no volvió en mucho tiempo.

Finalmente Hermes lo llevó nuevamente al reino de los muertos donde se le condenó a subir una enorme roca a lo alto de una colina, pero, cuando está casi a punto de llegar a la cima, se le escapa y tiene que empezar de nuevo a subir la piedra y así durante toda la eternidad.

(Se cuenta en el Olimpo que la roca que Sísifo tiene que empujar es exactamente igual a la roca en la que se transformó Zeus para que no lo descubriera Asopo, padre de Egina)."
------------------------------------------------------------------------------------------------
Debiéramos al vez quedarnos con algunas ideas positivas de lo que le aconteció a Sísifo, lo primero es que es lícito intentar enfrentarse al destino y no aceptarlo sin remedio y segundo, tal vezconsecuencia de lo anterior, es saber que es una forma de alcanzar la utopía.
Y para explicar esto último, recojo el texto de Eduardo Galeano, escritor uruguayo, de certera e indiscutible inteligencia:
La utopía.

La utopía está en el horizonte. Camino dos pasos, ella se aleja dos pasos y el horizonte se corre diez pasos más allá. ¿Entonces para que sirve la utopía? Para eso, sirve para caminar.
(De "El libro de los abrazos". Eduardo Galeano)

2 comentarios:

Carlos dijo...

Hola.

Me gustaría entender un poco el sentido del blog, porque siempre es más interesante lo original. Si por el contrario, tu idea es acercarnos a através de esta forma, haciendo una transcripción fiel y absoluta de la obra, bien vale indicar y/o citar al autor original, como una forma de reconocer su trabajo.

Javier Díaz Gil dijo...

Carlos, tienes razón, esta vez se me pasó, pero procuro, si tomo referencia de alguna web poner de dónde he sacado la información. El sentido del blog no es quedarse en la mera historia del mito sino reflexionar sobre ella también.
Te agradezco tu comentario.
Un abrazo
Javier