martes, 3 de abril de 2007

Un poema de Javier Díaz Gil para empezar abril

No sé ya si porque se está creando en mí esta costumbre pero me parece que falta algo en el blog si no comienzo el nuevo mes publicando algún nuevo poema. ¿Por qué no empezar con un poema que escribí en nuestra Tertulia de Amargord que debía tener como requisito que hablara de pendientes y zapatos?
Os dejo aquí el poema.
He de deciros que me gusta mucho.
Feliz inicio de abril.

ll

Con cuidado
eliges cada mañana
tus zapatos
y los pendientes que lucirá
el dulce lóbulo
de tus orejas:
porque sabes del amor
y sabes
que cruzaréis
vuestras miradas
y que la luz de tus ojos
–el miedo de reconocerse en ellos–
inclinarán a tus pies
los suyos.

© Javier Díaz Gil

4 comentarios:

ana rüsche dijo...

uma tentativa:

Com cuidado
escolhe a cada manhã
seus sapatos
e os brincos que iluminará
o doce lóbulo
de suas orelhas:
porque você sabe do amor
e sabe
que cruzará
seus olhares
e que a luz de seus olhos
- o medo de se reconhecer neles –
inclinarão a seus pés
os próprios.


preferi usar o 'você' em lugar de 'tu', assim dá o duplo sentido da conjugação verbal na terceira pessoa do singular.

mas não sei se acertei. até mais

Javier Díaz Gil dijo...

Querida Ana
te agradezco infinito la traducción que has hecho de mi poema. Me parece precioso, y creo que suena mucho mejor en protugués. Un beso
Javier.
(¿Tienes tu propia página web http://peixedeaquario.zip.net/ verdad?
Te visitaré yo también.)

Mauricio Schuartz dijo...

des-traduzido da versao da ana en un portuñol:
con cuidado
escolle a cada maniana
sus sapatitos
e los brincos que iluminaran
el dulce lobolo
de tujas orejas:
porque sabes de el amor
y sabes
que cruzarea
tus ollares
y que la luz de sus ojos
- lo miedo de se reconocer nellos -
se inclinaron a sus pies
los proprios

ana rüsche dijo...

si, me visite no peixe! besos

(e visite maurício también ;)