viernes, 1 de marzo de 2013

Un poema de Javier Díaz Gil para empezar marzo 2013


SIT TIBI TERRA LEVIS

                            Para José León Cano.

Que la tierra te sea ligera.
Que el aire sea suficiente.
Que el amor, necesario,
Que el abrazo, exacto.

Que todo cuanto nos diste
Sea gloria y camino.
Que la sangre diga tu nombre
Allá donde estemos.

Que la tierra te sea ligera.
Que repitan los amaneceres
La luz que tomaste
Para iluminar el mundo.

Sit tibi terra levis.

A todos los que te escucharon
En el nombre del Hombre,
Que algún día serán olvido:
Aquí dejamos el silencio.

Sunt sit vobis terra levis.

Que la tierra os sea leve.
Repetid conmigo.
Repetidlo.


© Javier Díaz Gil
25 de febrero de 2013

5 comentarios:

Iñaki dijo...

Que nos sea leve la tierra, entonces. Aquí dejo escrito, Javier, junto al tuyo, mi pedacito de silencio.

fcaro dijo...

La emoción pueden concisa, puede ser exacta.

José María Herranz dijo...

Magnífico poema humanista, Javier. Misteriosa la tarea de vivir, la tarea del hombre iluminando su camino sin retorno, "ligero de equipaje".

紅葉 momiji dijo...

Sí, que nos sea leve esta tierra. Y que nosotros lo seamos con ella. Ligeros, naturales, liberados de todo peso.

Bonito poema Javier

Un abrazo

Javier Díaz Gil dijo...

Queridos amigos, Iñaki, Paco, José María, momji, muchas gracias por vuestros comentarios. Que la tierra nos sea leve y que nosotros lo seamos con ella.
La emoción, Paco, tú también lo sabes y lo practicas, puede ser exacta.

Un abrazo grande
Javier