domingo, 1 de diciembre de 2013

Un poema de Javier Díaz Gil para empezar diciembre 2013



LA PUERTA DE TANNHÄUSER

El invierno acaricia las copas de los árboles.

Los hexágonos giran incapaces de adivinar
la dirección del viento.
En sus ojos cabe
toda una vida.

Patroclo aún no ha muerto
a manos de Héctor.
La cólera de Aquiles está intacta.
Juegan los dioses 
a ser dioses.

Las ramas de bronce pierden sus hojas
y los violines sacrifican sus cuerdas
para que brillen en su suicidio
los metales.
Arden las naves cóncavas junto a Ilion.

Sabes que no hallarás respuestas.

Más allá de Tannhäuser sucumbe
la pálida cordura de las cicatrices.
Evita en el camino todas las sílabas.
Nada temas de sus ojos azules.

Sobre la rama un búho
Te está observando.

© Javier Díaz Gil

29/11/2013 

6 comentarios:

José María Herranz dijo...

Un poema impecable. Enhorabuena, poeta.

Javier Díaz Gil dijo...

Muchas gracias querido amigo José María. Te agradezco mucho el elogio, poeta. Un abrazo muy fuerte.
Javier

Amando García Nuño dijo...

Esa pálida cordura de las cicatrices...
Abrazos, siempre

Javier Díaz Gil dijo...

Gracias Amando, ese verso es uno de mis favoritos en ese poema.

Un abrazo amigo.
Javier

Eduardo de Benito dijo...

Versos labrados en bronce, con la mano de un Vulcano que domeñara las palabras como se de un corcel brioso se tratasen. Me ha impresionado profundamente, fuerza poética y clasicismo. Gracias

Javier Díaz Gil dijo...

Eduardo, te agradezco tu amabilidad y tus palabras. Y me hace feliz que compartamos la emoción del poema.

Un abrazo, poeta
Javier