miércoles, 2 de marzo de 2011

Un poema de Javier Díaz Gil para empezar marzo de 2011


APENAS ERA EL SILENCIO

Detrás de la palabra el puro aire
-como instinto-
recorta paisajes y nieve.

Hay sonidos que se reconocen
en mitad de la noche.


Tú me escuchaste

cuando
apenas
era el silencio.

© Javier Díaz Gil
2 de marzo de 2011