sábado, 1 de agosto de 2009

Un poema de Javier Díaz Gil para empezar Agosto 2009




FANTASMA 26


Arden
los labios


que no besó

el
ángel
prometido.

© Javier Díaz Gil
Julio de 2009

2 comentarios:

victoria dijo...

Bello y cortoala vez pero con tantas cosas que salen de él...gracias Javier por regalarnos ese beso ardiente.Con cariño Vicky

Jesús Aparicio González dijo...

En la necesidad arden nuestros deseos a la espera siempre de que se cumpla esa promesa a la que nos creemos merecedores por el hecho de haber nacido.

El tiempo quizás nos enseñe que el azar regala las promesas que le brotan todos los días de la nada.

Poema muy sugerente y esencial, como todos los de este nuevo proyecto tuyo.

Un abrazo y feliz agosto.