domingo, 1 de mayo de 2016

Un poema de Javier Díaz Gil para empezar mayo 2016



POÉTICA

Y me poseen

Entonces
os reconozco
en el blando temblor
de una caricia

os reconozco
vibrando
en el filo de las espadas
en la luz amarilla
que destila
                    octubre
en los atardeceres

en la soledad de agua
de los náufragos
en las conversaciones
a media voz de los casados
en el cruel pensamiento
de los abismos

(A veces
–lo reconozco–
me acecháis
desde la triste
sonrisa
de los verdugos)


Es este verso
el que me alcanza

Yo

     solamente soy
                su sombra



© Javier Díaz Gil
(Del próximo libro "La palabra y la carne")

2 comentarios:

Pilar Agreda Santiago dijo...

Muy profundo y bello. Un abrazo. Pilar

Javier Díaz Gil dijo...

Muchas gracias Pilar, gracias por leerme.
Un beso
Javier