viernes, 1 de abril de 2016

Un poema de Javier Díaz Gil para empezar abril 2016



EL RECIÉN LLEGADO

La mordedura
limpia de la tristeza.

El equilibrio
imposible de los cipreses.

El sol ausente
                     de los funerales.

La palabra de humo
temblando en un poema.

La soledad, –a veces–,
                                y la muerte.

Ese
      es mi equipaje.

Ahora,
   –si queréis–
acogedme
                a vuestro lado.



Javier Díaz Gil
(Del próximo libro "La palabra y la carne")

5 comentarios:

fcaro dijo...

Es un poema exacto, cardinal. Buen anticipo

Javier Díaz Gil dijo...

Gracias querido Paco. Te agradezco mucho, lo sabes, tu lectura y tu compañía. Un abrazo grande
Javier

Javier Díaz Gil dijo...

Gracias querido Paco. Te agradezco mucho, lo sabes, tu lectura y tu compañía. Un abrazo grande
Javier

Maria Jesús Briones Arreba dijo...

Impresionante reflexión la de tus versos, Javier. Creo que la Poesía es una mezcla de filosofía y sentimiento, y tú lo has unificado.
Un abrazo

Javier Díaz Gil dijo...

Querida María Jesús, muchas gracias por tu comentario. Me alegra mucho que te haya gustado el poema. Tus palabras me animan mucho. Un beso grande, amiga
Javier