jueves, 1 de mayo de 2014

Un poema de Javier Díaz Gil para empezar mayo 2014


UNA PIEZA DEL PUZZLE

Guardo un puzzle incompleto.


Quizá debiera deshacerme de él.

El polvo se acumula en la caja que custodia
las piezas de todos los paisajes, los rostros
y los dedos que pueblan
la memoria. El lugar de la certeza
 y del deseo
       que fue mío
                  un instante.

Guardo un puzzle
       al que le faltan piezas.

Pero es el tesoro más inmenso que poseo.

© Javier Díaz Gil
1 de mayo de 2014

10 comentarios:

Rocío Díaz Gómez dijo...

Me da la sensación de que este poema está recién salido del horno ¿No es así? Sea como sea, me ha gustado mucho. Mucho. Es muy evocador, muy sugerente. Un beso grande

Javier Díaz Gil dijo...

Gracias Rocío. Recién salido, sí. Ayer escribí el primer verso en la Tertulia y hoy terminé el poema. Me alegro de que te guste.
Un beso amiga

Lola Andrés dijo...

Mucho, querido Javier, me gusta la sencillez y esas elipsis sugeridoras

Javier Díaz Gil dijo...

Querida Lola, muchas gracias. El poema está vibrando en lo que se calla más que en lo que se dice. Porque, tú bien lo sabes, es el lugar de encuentro entre el poeta y el lector. Un beso grande amiga Lola.

Inuk dijo...

A mí me gusta ese alejamiento del debiera, porque ese alejamiento es un acercamiento al querer, al tesoro más valioso que nombras.

Es cierto todos somos seres en falta, puzzles tal vez, y esa falta, esa pieza en ausencia, es la que los-nos- hace únicos; insustituibles.

Gracias Javier, por este poema que me hace reflexionar, y seguir un hilo hacia un fantástico laberinto.

Un abrazo

Javier Díaz Gil dijo...

Victoria, es muy interesante esto que apuntas sobre el "debiera" y el "querer". No deja de ser en el fondo ese binomio clásico de la realidad y el deseo de Cernuda.
Las ausencias, los deseos, lo que nos falta... son en muchas ocasiones nuestros tesoros más preciados.
Gracias por leerme amiga.
un beso
Javier

Amando García Nuño dijo...

En mi otra vida guardaba puzles (incompletos, claro). Ahora he decidido ser pieza. Y perderme.
Espléndido, como es habitual.
Abrazos, siempre

Javier Díaz Gil dijo...

Querido Amando. Ser la pieza perdida del puzzle no está mal. Ese es otro poema por escribir. Me gusta mucho la idea de aspirar a encajar o no en algún que otro puzzle incompleto.

Gracias siempre por visitar mi blog, amigo.
Javier

Félix Melendo dijo...

Y con el puzzle mantienes la inquietud de lo inacabado. ¡Inquietante! Un abrazo.

Javier Díaz Gil dijo...

Félix, amigo, el puzzle como ves es un mundo metafórico. Me alegro de que te hay gustado el poema y que te sientas reflejado.

Un abrazo muy fuerte amigo
Javier