domingo, 1 de septiembre de 2013

Un poema de Javier Díaz Gil para empezar septiembre 2013

Sagrario del Peral, poeta.

(Este poema "para empezar septiembre 2013", no podía ser de otro modo, es para ti, Sagrario, que nos dejaste el pasado 10 de agosto de 2013)


FRAGMENTADA
A Sagrario del Peral
 In memoriam

Eras un incendio de labios rojos,
de dulces manzanas verdes, viento imparable,
huracán desnudando de hojas
las fantasmales ramas
de los árboles.

Un teléfono sin saldo que sonaba,
“llámame tú si se corta”,
proponiendo entre susurros
poemas en vasos fríos
con espuma de cerveza.

Tratábamos de vencer al invierno
mientras iban pasando trenes.

Hacía allí mirábamos todos en el tiempo detenido.
Hacia las puertas del café y de los bares,
imaginando tu vuelta, versos nuevos,
papelitos sueltos y doblados, tu letra vibrante.
Tiernos cuadernos apretados,
tinta azul combatiendo la noche.

Cabía toda la luz
en la bandolera de tu bolso y de tu blusa.

Mirábamos esperando
que se alejaran para siempre
los trenes nocturnos y los agravios.

No supimos cómo buscarte abrigo.
Ya no podremos nunca.

Ahora que los trenes huyen
de madrugada
y el frío tiñe el blanco brutal
de las aceras.



©Javier Díaz Gil
29 de agosto de 2013

8 comentarios:

Rocío Díaz Gómez dijo...

Me ha gustado mucho Javier. Es Sagrario deshilachada en versos. Se me ocurre que formalmente quizás yo cambiara de orden algunos versos finales, ya te lo comentaré cuando te vea. Aunque tampoco es que me parezca mal así... solo sería otra posibilidad, la mía claro. Pero la tuya me gusta mucho también. Es contundente y deja un hueco en el estómago este poema. Muy bien. Un beso, Rocío

Javier Díaz Gil dijo...

Muchas gracias Rocío, me alegro de que te guste. Espero tu comentario. Seguro que podemos mejorar este poema para Sagrario. Un beso, amiga.

Amando García Nuño dijo...

Puede que la luz permanezca (no conocí a Sagrario, y dudo incluso que conozca la luz) en la bandolera de su bolso, y de estos versos.
Abrazos, compañero.

Javier Díaz Gil dijo...

Muchas gracias Amando.
Un abrazo muy fuerte, amigo!
Javier

fcaro dijo...

En lo que conocí a sagrario, entiendo el dolor y el recuerdo de sus amigos. Un abrazo Javier.

Javier Díaz Gil dijo...

Gracias por compartirlo, querido Paco. Un abrazo muy fuerte.
Javier

Iñaki dijo...

Querido Javier, te escuché anoche leer en la radio este poema, y me impactó tanto que he venido hasta aquí, hasta tu pequeño refugio, para volverlo a leer.
Lo leo en silencio y en mi memoria resuena tu voz, igual que anoche. A veces, los sucesos más tristes sacan a relucir lo mejor de nosotros, como si la desgracia avivara el talento.
Enhorabuena, poeta.

Un abrazo
Iñaki

Javier Díaz Gil dijo...

Querido Iñaki, muchas gracias. Por escucharme en la radio y por venir aquí de nuevo a leer el poema. Un abrazo querido amigo.
Javier