viernes, 10 de diciembre de 2010

Chistes mal contados: "o la degollo..."

Esto es un atraco...


Si empleáramos bien la lengua no podríamos contar algunos chistes. Muchos chistes basados en el juego del doble sentido de las palabras.

Si empleáramos bien la lengua no podríamos contar este chiste:

Un ladrón se detiene ante una pareja y se dirige a la mujer

- Esto es un atraco: deme la cartera o la degollo.
- Goyo -contesta la mujer- dale la cartera a este señor.

Claro, que contado así tiene su gracia, pero sobre el verbo degollar, dice el diccionario de la RAE:

degollar.

(Del lat. decollāre).

1. tr. Cortar la garganta o el cuello a una persona o animal.
2. tr. Destruir, arruinar.
3. tr. Dicho de un actor: Representar mal o con impropiedad una obra dramática.
4. tr. Acabar mal un discurso u otra producción del ingenio.
5. tr. Dicho de un torero: Matar al toro con una o más estocadas mal dirigidas, de suerte que a veces el animal echa sangre por la boca.
6. tr. coloq. Dicho de una persona: Ser o hacerse en extremo antipática y desagradable a otra. Juan me degüella.
7. tr. Mar. Rasgar una vela con un cuchillo cuando las circunstancias no dan lugar a cargarla para salvar el buque.
8. tr. p. us. Escotar o sesgar el cuello de las vestiduras.

MORF. conjug. c. contar.

O sea, que las definiciones del verbo degollar nos sirven pero, cuidado, cuando llegamos a la forma de conjugar nos dice que se conjuga como el verbo "contar".

Así que no es "la degollo" sino sería "la degüello".

Vaya, que si contáramos bien el chiste, ya no sería un chiste, no tendría ninguna gracia.

Tengamos en cuenta que el presente de indicativo del verbo degollar es siempre "degüello", menos para este chiste, ¿vale?

6 comentarios:

Rocío Díaz Gómez dijo...

Que graciosa esta entrada... Me ha hecho sonreír sin darme cuenta. Yo también le daría la cartera de "gollo"... Un abrazo mu fuerte que has sido muy gracioso

Jorge Curinao dijo...

Aquí se utiliza mucho el verbo degollar! Me encantó este post y este blog! Un abrazo!

Javier Díaz Gil dijo...

Jorge gracias por tu comentario y tu visita. Me alegra de que te haya gustado el blog.¡Un abrazo fuerte!

Maribel-bel dijo...

Donde se encuentre la risa y el buen humor se pueden perdonar los errores gramaticales. Feliz año Javier, que encuentres lo que sea que necesites.Bicos

Cacharrón dijo...

Hola Javier!

He llegado rebotando (de un blog a otro,como se suele llegar siempre a estos sitios...) al tuyo y acabo de caer en que yo estuve en tu taller (hace ya unos cuantos años, en el Centro T. de Calcuta, Alameda de Osuna) durante algún tiempo!

Incluso veo algunos nombre que me suenan en los comentarios...(Rocio?)!!

Lo dicho, he llegado rebotando y aquí me quedo.

Un abrazo!

Jaime Cacharrón

Javier Díaz Gil dijo...

Jaime,
claro que me acuerdo de ti. Además si no me equivoco estabas en la lista de correo que teníamos. ¿Sigues recibiendo los correos? Me alegro de reencontrarte. A Rocío también la conoces, claro que sí. Mantenemos una tertulia los miércoles en Madrid en el café Ruiz, si te animas a pasarte por allí serás muy bienvenido.
Un abrazo Jaime!