lunes, 1 de marzo de 2010

Un poema de Javier Díaz Gil para empezar marzo 2010




LA ESCULTORA

Para Mariló

Con poliespán,
con madera y cartón
tallas pequeñas esculturas
para reconocerte.
Imágenes del frío,
lágrimas y miedo.

Cuando has conseguido
la forma que deseabas,
-la profundidad de tus ojos-,
las arrinconas en el lugar
del silencio

adonde llegue la luz

para no olvidarlas.


© Javier Díaz Gil
Enero de 2010

3 comentarios:

Jesús Aparicio González dijo...

Las formas que ilumina el silencio
resisten al olvido.
Buen poema para empezar un mes que se espera con más luz.
Un abrazo

M-Kahlo dijo...

Hola Javier

Y en ese silencio, hablamos con el miedo, ellas saben cómo dialogar con él, lo acarician, lo convencen, le aprietan la mano...

Éste nos mira a los ojos, y la magia hace del momento poesía, donde nos reímos juntos... La luz es protagonista de este escenario.

Gracias Javier

Maribel-bel dijo...

Y las mirará, de vez en cuando, para alejarse del silencio o para saborearlo desde la "claridad más brillante y luminosa". Conformando formas...Un bico