viernes, 1 de enero de 2010

Un poema de Javier Díaz Gil para empezar Enero 2010



EL MAPA DE LA LUNA


Tengo un mapa de la Luna.

En el que señalaba
-con marcas rojas-,

los lugares que pisé
en los que fui feliz.

© Javier Díaz Gil
Diciembre 2009

8 comentarios:

Ana dijo...

Según parece hoy, a la luna, se puede ir más hondo:
http://www.elpais.com/articulo/sociedad/Descubierto/agujero/vertical/Luna/elpepusoc/20100101elpepusoc_3/Tes
A mi siempre me encantaron las noticias sobre astronomía en los periódicos; me parecen de lo más poéticas, como una que leí hace años que decía "Marte es un poeta frío y seco, con breves episodios de agua".
Feliz 2010, Javier.

Javier Díaz Gil dijo...

Gracias Ana.
La luna es siempre sugerente, los poetas andamos colgados a menudo de uno de sus cráteres.
Marte, un poeta frío... También es sugerente, sin duda.

Feliz 2010 también para ti Ana.
Un beso

Jesús Aparicio González dijo...

Tengo a la luna
resembrándose eterna
bajo mi almohada.

Sugerente siempre la luna, como tu poema.

Feliz Año 2010 Javier,
pleno de Paz y Poesía.

Un abrazo

Jesús

Jesús Arroyo dijo...

¿No es ella la que nos acompaña con su mirada?
¡Bien!

Javier Díaz Gil dijo...

La luna nos sigue con su mirada, sin duda Jesús. Y nos gobierna aunque no esté. Los poetas lo sabemos.

Un abrazo
Javier

Reportera de interiores dijo...

Es muy evocador tu poema, y estoy de acuerdo en lo que decís de la luna. Para mí a veces es como una especie de dios.

Ya vine alguna vez en silencio, hoy decidí hablar :-). Gracias por tus poemas. ana.

Javier Díaz Gil dijo...

Gracia a ti Ana. Esas visitas en silencio y tus palabras de ahora me emocionan. He visitado tu blog y me ha encantado. Un abrazo cordial
Javier

M-Kahlo dijo...

Y el color rojo significa, que quedaron en tu corazón.

Un beso Javier