jueves, 7 de agosto de 2008

Silvia Iglesias, poeta argentina.


Poesía: "Cuerpos perfectos". Silvia Iglesias



En 2007 participé en el Festival de poesía "Tordesilhas" celebrado en Sao Paulo (Brasil). De ello han tratado algunos comentarios de este blog.

En ese encuentro de poesía hispanoamericana conocí a la poeta argentina (debería decir, tal como ella misma se alude, de la Patagonia) Silvia Iglesias.

En aquel foro, Silvia presentó su libro "Cuerpo perfectos", su primer poemario publicado, confieso que su poesía breve y su lectura me causaron especial impacto. "...el frío/ sabe meterse / bien adentro/ donde los demás / no se animan".

Un libro intenso, sensible, lleno de imágenes sugerentes en las que nos vemos reflejados. Silvia habla de lo cotidiano y habla también de nuestra alma.

Silvia Iglesias nació en 1964 en Puerto Madryn, en la Patagonia argentina. Su actividad como periodista le ha llevado a conocer a parte del panorama literario y artístico argentino, como profesora de letras dictó durante diez años clases en escuelas secundarias. Creó y coordinó programas culturales para jóvenes y Talleres de Escritura y de Oratoria.
Silvia y yo tenemos mucho en común, edad, el desarrollo de actividades culturales, la dirección de talleres literarios... Y el gusto por esta poesía breve e intensa.

El poema breve tiene la obligación de transmitir un disparo, la obligación de ponernos ante una pregunta. La poesía nunca da respuestas porque nos muestra el mundo, nos pone frente a él y nos plantea interrogantes.

Si queréis conocer más sobre Silvia Iglesias podéis acceder a su página web y a su blog:

http://www.silviaiglesias.com/
http://blog.silviaiglesias.com/

Hablaré, poco a poco, de muchos más poetas imprescindibles que conocí en aquel encuentro.
Pero los poemas de Silvia Iglesias son ahora protagonistas.

Los que he elegido del libro y que aquí os transcribo son de la primera parte que Silvia Iglesias ha titulado "Instinto (genético)"

Estoy convencido de que os gustarán.


X

Entré al bar
pasé al fondo a la derecha
llegué al baño
corrí el cerrojo


y estuve a salvo.




XIII

El bar es el templo
adonde voy a orar
por mi alma



XIX

Cuando lavo los platos
borro
tus ojos pegados



XXI

Qué sentido puede tener
este deseo impar


cuando esté muerta



XXVII

Me gusta el frío

sabe meterse
bien adentro

donde los demás
no se animan



XXIX

El se fue


yo quedé
abrazada
al caño del calefactor


----------

Podéis acceder a su página web y descargar el libro completo que generosamente ofrece Silvia Iglesias pinchando en el siguiente enlace:

http://www.silviaiglesias.com/Libro/El%20libro.pdf

1 comentario:

Silvia dijo...

Gracias por tus palabras, Javier, un placer estar aquí, con vos.

Silvia Iglesias